La importancia de un reglamento interno o Disposiciones Generales de trabajo

La importancia de un reglamento interno o Disposiciones Generales de trabajo
Que una compañía cuente con un Reglamento Interno de Trabajo, no solo se hace imprescindible para que la organización pueda cumplir con lo dictado por la ley, en este caso el Código Sustantivo de Trabajo.

Es ineludible porque como en toda sociedad, al interior de una empresa es necesario que los individuos que participan en esta tengan claro las reglas del ‘juego’. En este orden de ideas, el Reglamento Interno de Trabajo es una herramienta que permite regular las relaciones internas de la compañía.

De acuerdo con Leidy Lozano, Analista de Desarrollo Organizacional, el reglamento es un mecanismo que le permite a un empleador y a sus colaboradores tener claridad de las sanciones, los beneficios y las obligaciones de las dos partes.

“Es el mecanismo a través del cual logras el sentido de pertenencia por parte de los colaboradores. Te permite gestionar la cultura organizacional porque promueve o prohíbe ciertas conductas laborales, y además es una prueba de que la empresa cumple con lo que exige la Ley y es responsable a la hora de comunicarlo a sus colaboradores”.

¿Qué debe incluir el reglamento?
En la elaboración del reglamento, además del departamento de Gestión Humana, debe intervenir el Gerente o Representante Legal de la organización. A este grupo de trabajo se suma el acompañamiento de abogados internos y externos, que brindan asesoría jurídica y son los encargados de verificar que el reglamento cumpla con lo demarcado por la Ley.

Este documento traza el vínculo laboral entre empleador y empleado. Por eso al crearlo se deben tener en cuenta las necesidades de la organización y lo más importante, la norma laboral vigente para salvaguardar los derechos de sus colaboradores.

Teniendo esto presente, de acuerdo con Leidy, un Reglamento Interno de Trabajo debería mencionar:
    Horario laboral de llegada y salida
    Derechos y deberes de los colaboradores
    Incluir vacaciones, permisos y días de descanso
    Horas extras y trabajo nocturno
    Días de pago y demás factores relacionados con el salario
    Seguridad y salud laboral
    Obligaciones del empleador
    Medidas disciplinarias
    Uso de las herramientas de trabajo e instalaciones
    El orden jerárquico de la organización

Que todos tengan claro el reglamento
Una vez publicado, los colaboradores tienen 15 días para leerlo y hacer las observaciones que consideren necesarias. Para que esto se cumpla, el proceso de socialización del Reglamento Interno de Trabajo debe ser eficaz.

Para poner al tanto a todos los funcionarios de la empresa, es válido utilizar los medios de comunicación internos de la compañía, como la cartelera de la empresa o la Intranet. También a través de una circular interna enviada por un correo electrónico corporativo.

Y de ser factible para la empresa, con la ayuda de material P.O.P. generar campañas de expectativa al interior de la entidad y el lanzamiento del reglamento, para que haya recordación dentro de los colaboradores.

“Los trabajadores tienen el deber de leerlo. Si transcurridos 15 días no hay lugar a ajustes, entonces, por Ley se fijan dos copias en físico para publicarlas dentro de las instalaciones de la compañía. Es necesario que sea en un lugar donde haya un flujo de personas numeroso”.

Así mismo, es importante que Recursos Humanos le cuente a sus colaboradores, que el Reglamento Interno de Trabajo es un proceso participativo, que también respalda sus derechos como empleados y tiene en cuenta su punto de vista.